La Videncia

Conoce a Ptah del horóscopo egipcio

El horóscopo egipcio – una opción más para conocerte

Es bien sabido que hoy en día no podemos hablar del horóscopo, sino de los horóscopos, y en esta ocasión la invitación es conocer a Ptah, uno de los personajes más importantes del horóscopo egipcio. Él fue el más grandes de los dioses de Menfis, aquel que personifica al sol naciente. Su símbolo es una puerta que se abre, su color representativo el blanco y su frase es “yo soy”. Descubre todos los secretos de las personas que nacieron entre el 16 de abril y el 15 de mayo.

Cómo se manejan los Ptah en la vida

Los Ptah son personas que fácilmente pasan por egocéntricos y altaneros, y la verdad es que no están exentos de estas características. Suelen abrirse paso en los caminos más escarpados gracias a la seguridad en sí mismos que siempre los acompaña.

Es verdad que también son algo presumidos, pero también hay que admitir que tienen con qué serlo. Esto se debe a que son inteligentes y muy perspicaces. Si hay algo que se esté cociendo a sus espaldas, no tardarán mucho en darse cuenta y descubrir el secreto.

Otra característica de estos nativos es que no les gusta para nada andarse con rodeos. Probablemente les cueste muchas amistades, ya que dicen lo que piensan sin medir en el cómo ni en las consecuencias de sus palabras.

Comportamiento de Ptah en sociedad

Su mal genio no les impide ser populares. Es normal ver que son perseguidos por las personas de su entorno para que acceda a brindarles su compañía. Su grupo de amigos no es el mismo sin ellos, por lo que siempre tendrá invitaciones a reuniones sociales y fiestas. Es decir, es una presencia muy buscada para que el ambiente cambie, se llene de energía, fuerza y diversión.

Además de ello, son muy sensuales y atractivos. Aunque físicamente no sean despampanantes, ambos sexos tienen un sex-appeal muy especial, casi irresistible ante los ojos de los demás. Ellos pueden tener a quien quieran a sus pies.

Ptah en el amor

Es indudable que Ptah pone las reglas de juego en el amor. Deciden el dónde, el cuándo y el cómo, sin importar si son el hombre o la mujer. Resultan muy difíciles de atrapar, ya que no se enamoran fácilmente. Sin embargo, una vez que caen en las redes del amor, manejarán la situación de forma tal que le harán creer al otro que ellos mismos, los Ptah, fueron los que iniciaron la conquista.

Si una persona se les mete en la cabeza, no descansarán hasta hacerla suya, cueste lo que cueste y sin importar el estado civil de su víctima. No los hagas perder el tiempo porque le la verás en apuros, ellos son muy concretos y rápidos para ejecutar los movimientos para atrapar a su presa de amor.

Jamás se admitirán derrotados y si ven que el final se aproxima, se apresurarán a dejar a la otra persona antes que tener que pasar por el difícil y humillante momento de ser abandonados.