La Videncia

¿Cómo son los signos de fuego en la convivencia?

Mucho se habla de esa forma tan apasionada y arrasadora que tienen los signos de fuego (Aries, Leo y Sagitario) en el amor. No obstante, no es tan común pensar en ellos desde el punto de vista de la convivencia, ya que pocos son los que se atreven a dibujar en sus mentes la idea de compartir techo con un temible fuego zodiacal. Si estás dentro del grupo que sí se animan, entonces te contamos todo lo que debes saber antes de embarcarte en esta aventura llena de toda clase de emociones.

¿Cómo es convivir con Aries, Leo o Sagitario?

  • Hacen su voluntad: si esperas que un signo de fuego pida tu opinión para mover un mueble de lugar, para comprar un nuevo electrodoméstico o para abastecer la heladera, puedes esperar tranquilamente, pero acomódate, ya que la espera puede prolongarse más de lo conveniente. La parte buena es que muy a menudo recibirás sorprendentes cambios en tu hogar sin que hayas pedido nada. ¡Ah! Y tienen muy buen gusto cuando se trata de decoración.

 

  • Gastan dinero en la casa: son nativos a los que les gusta que todo abunde. Por ende, siempre están pendientes de que haya un buen surtido de comida y de que todo funcione a la perfección. No escatiman en nada cuando se trata de armar y mantener un hogar completo.

 

  • Ayudan, pero tienen otras prioridades: no es recomendable esperar que uno de estos representantes del zodiaco un día se levante con muchas ganas de mover muebles para limpiar debajo de ellos o de pasarse el día en la cocina preparando el almuerzo y cena para toda la semana. Ellos confían en que los compañeros que han elegido para compartir el techo, y el lecho, son idóneos para toda clase de tareas domésticas, puesto que los fuegos cuentan con otras prioridades antes que con los quehaceres domésticos.

 

  • Prefieren la vida de exteriores a la hogareña: cuando les damos a elegir entre una velada en casa o una noche afuera a todo ritmo, la segunda opción será la ganadora. El fuego se apaga dentro de un asfixiante ambiente de cuatro paredes. Para llevar una buena convivencia con ellos y que todo fluya, es necesario no solo darles su espacio, sino compartir espacios en el exterior.

 

  • Se arreglan con poco: excepto el león, son signos sencillos que se arreglan con una comida sencilla y con una casa medianamente arreglada. No exigen una pulcritud de hospital en el suelo del living ni un dormitorio arreglado como para esperar la visita de un médico. Cuando compartes tu vida con un fuego, empiezas a darle más valor a cuestiones más trascendentales que la limpieza y el orden. Hay mucho que estos nativos tienen para enseñarte, entre lo cual está que la vida es para vivirla y el momento es ahora.

 

Artículos relacionados