La Videncia

Los cinco signos que anteponen el trabajo al amor

Cuando nos enamoramos, una de las inquietudes que primero saltan es la que hace referencia a qué lugar ocuparemos en la vida del nuevo ser amado.

Todos queremos estar en brazos de alguien que nos ame por sobre todas las cosas y que nos convierta en la prioridad de su vida.

Por ello, si  estas son tus intenciones al buscar el amor, nunca te enamores de estos cinco signos que anteponen su vida profesional a la afectiva.

Los cinco signos para los cuales el trabajo es todo

  • Aries: el trabajo tiene para este nativo el efecto contrario que el amor. Mientras que este último lo sofoca y lo aprisiona en una rutina difícil de sortear, su trabajo es fuente de inspiración. Feliz de poder hacer todos los días las cosas de forma diferente, el carnero se refugia en sus destrezas profesionales para así evitar los riesgos que implica enamorarse de verdad.

 

  • Tauro: podríamos decir que el amor está en tercer lugar en la lista de prioridades del toro. Lo primero es el trabajo, lo segundo la familia y por último tú. Consciente de que necesita de un empleo para poder sobrevivir y de que cada día es más difícil competir con los nuevos y jóvenes talentos, el toro le da la mayor importancia posible a su fuente de sustento.

 

  • Géminis: nunca el amor le dará las alas que le otorgan su profesión. A través de sus saberes se convierte en una persona diferente cada día. El trabajo le permite progresar, transformarse y reinventarse. El amor puede ser ese refugio al que acuda después de cada jornada ajetreada, pero nunca le proporcionará la adrenalina que se le genera al usar la creatividad en su trabajo.

 

  • Leo: es gracias al trabajo que el león puede sobresalir en la sociedad y en la vida. Por muy enamorado que esté, si debe dejarlo todo para irse a la otra esquina del mundo a trabajar en lo que ama, lo hará sin pensarlo dos veces. Su sentimentalismo nunca supera a su orgullo, y es este el que lo impulsa a ser un mejor profesional ante cada posible oportunidad.

 

  • Capricornio: nada es más importante para una cabra que su trabajo. Le dedica al amor el tiempo justo y suficiente para cultivarlo y no tener que preocuparse acerca de perderlo. En cambio, todas sus energías más fuertes y vitales son volcadas en su profesión. No es la necesidad de sobresalir la que lo motiva, sino su deseo de afianzarse como esa persona imprescindible que todos soñamos ser. Por esta razón, es posible que pasen desapercibidos en el entorno del trabajo, pero el día que se ausentan, su presencia hace falta como ninguna otra en la empresa. Ellos se las arreglan para que no puedas vivir sin su presencia.

Artículos relacionados