La Videncia

Aprende a aniquilar un hechizo de separación

Magia para romper el amor

¿Te han hecho un hechizo de separación? Aquí te enseñaremos a neutralizarlo y pulverizarlo. La magia negativa que han lanzado a tu vida quedará totalmente destruida y ya no tendrá el poder para afectarte ni convertir tu vida en una colección de días de desolación y soledad.

Si quieres recuperar a esa amor que te han arrebatado de forma tan injusta y sin tomar en cuenta tus sentimientos, aquí te dejamos un hechizo muy efectivo que alejará de ti toda mala influencia y te devolverá la felicidad. ¿Estás listo?

Así se rompe un hechizo de separación

  • Materiales: algodón, alcohol etílico, papel pergamino, agua mineral, aceite de oliva, una vela roja, una daga para hechizos, un cuenco de barro, un portavelas.

 

  • Momento: luna menguante

 

  • Preparación: embebe el algodón con alcohol y pásalo por toda la vela, incluso por la base. Con esto la estarás limpiando y dejando lista para recibir el trabajo que le harás a continuación.

 

  • Tallado: con la daga especialmente diseñada para hechizos, tallas un corazón en el cuerpo de la vela.

 

  • Preparación del agua: tomas el cuenco de barro y le colocas dentro la cantidad exacta de trece cucharadas de agua mineral. Acto seguido le viertes tres gotas de aceite de oliva.

 

  • Enciende y pide: ahora tomas la vela y la enciendes. Sostenla siempre con tu mano derecha. Mira a la luna y concéntrate en lo que quieres lograr con este hechizo. Pídeselo a la luna que estás mirando y al universo. No es necesario que sea una oración ya escrita por alguien más, sino que si es algo que sale de tu corazón, será mucho mejor. Recuerda de no pedir nada malo para quien te haya lanzado el hechizo. La finalidad de este ritual que estás haciendo es la de dejar sin efecto lo malo que has recibido y la de recuperar a tu amor. Por lo tanto, si permitas que se cuele el odio, no solo no recuperarás a tu amor, sino que también recibirás un castigo universal que no estaba pensado para ti, sino para quien te ha dañado.

 

  • Vierte: cuando tu oración haya finalizado, inviertes la vela y dejas que caigan trece gotas de cera sobre el papel pergamino. Inmediatamente después de que caiga la última gota, colocas la vela en el portavelas y sumerges tu mano derecha en el cuenco con el agua. Deja que tus dedos se impregnen con el agua, después retiras la mano y chasqueas siete veces sobre el papel pergamino.

 

  • Cierre: este ritual se cierra al quemar el papel pergamino. Hazlo con el fuego de la vela y colocándolo dentro de un cuenco en el que queden sus cenizas. Apaga la vela sofocando la llama, sin soplarla. Tira las cenizas del pergamino al viento. Guarda la vela en un lugar en el que nadie sepa que está, entonces cuando sea la próxima luna llena, la vuelves a encender hasta que se consuma totalmente. Por último, dejas que sus restos se esparzan en el viento, al igual que las cenizas del pergamino.

Artículos relacionados